Lebron contra Curry: un duelo NBA

Lebron contra Curry: un duelo NBA

La final de la NBA es uno de los mayores acontecimientos deportivos del planeta. Mucho más allá del Baloncesto, supone un espectáculo deportivo, televisivo, comercial y de marketing. Por esa razón, en las gradas de sus partidos podemos obervar a todo tipo de famosos y estrellas. Van precisamente para eso. Para ser vistos.

6735778335_028857c09d_m

Y, por supuesto, baloncesto. El anillo de campeón se disputa entre Golden State Warrios, el mejor equipo de la temporada regular, y Cleveland Cavaliers. La final de este año se planteaba como un duelo entre el MVP de la temporada regular, Stephen Curry por Golden State, y Lebron James por Cleveland, el jugador más determinante de los últimos años.

Después de su paso por Miami Heat, con dos anillos de campeón y dos finales perdidas, Lebron James volvía a casa como el hijo pródigo con el que Cleveland lucharía por ser campeón por primera vez. Para ello, le rodearon con dos escuderos de lujo como Kevin Love, uno de los mejores 4 de los últimos años, y el base Kyrie Irving, uno de los mejores directores de juego y con una capacidad anotadora desde el perímetro arrolladora. En su primera etapa en Cleveland, Lebron James ya disputó una final NBA. Pero perdieron. No estaba a su mejor nivel ni estaba muy rodeado de los compañeros adecuados para ese fin.

Se prevía una final igualada. Y lo está siendo a pesar de los factores inherentes a cualquier competición: las lesiones. Una larga temporada regular y unos exigentes playoffs han pasado factura a Cleveland que ha perdido a los dos escuderos de lujo de King James. Kevin Love y Kyrie Irving están lesionados y no pueden ayudar a Lebron James.

La lucha por el título se encuentra 3-2 para Golden State. El mejor equipo de la temporada regular está imponiendo su estilo de juego más coral. Con Stephen Curry como estrella principal pero bien acompañado por Klay Thompson y Andre Iguodala , uno de los mejores defensores de la NBA, Draymond Green y el brasileño Barbosa. Un juego basado en un perímetro exterior pequeño y ligero con un alto ritmo de juego y con la amenaza permanente de dos de los mjeores tiradores de tres en años de la NBA: Stephen Curry y Klay Thompson. Una lucha desigual. Pero con el mejor Lebron James, todo es posible.

La actuación de King James está alargando una serie que, con las bajas de Cleveland, se planteaba más fácil para Golden State. Pero no está siendo así. Glamour aparte, otra de las características de las finales NBA es la aparición de un invitado con el que no cuenta nadie para sacar las castañas del fuego a su equipo. En estas finales, ese papel lo representa el australiano Dellavedova, un base australiano de Cleveland con una escasa aportación en la rotación pero que, ante las bajas, ha emergido como un apoyo fundamental para el equipo de Ohio y de su estrella, Lebron James. Un tipo duro, en ocasiones sucio, y encargado de defender a Stephen Curry dejándolo en unos porcentajes de tiro muy inferiores a su media de toda la temporada, incluidos 1 de 15 en triples en uno de los partidos. Otra aparición fue la del pivot ruso Mozgo, con 28 puntos y 10 rebotes en el cuarto partido. Ésa es una de las claves de la resistencia de Cleveland.

La otra clave es la excepcional actuación de Lebron James. Con una media cercana a los 40 puntos en cada partido, superándolos en varios, reboteando, asistiendo y dirigiendo a su equipo, Lebron intenta el asalto al título pero se encuentra demasiado solo en ataque para poder derrotar a Golden State que cuentan, además, con la ventaja del factor cancha. Cleveland aguanta mientras Lebron tiene el oxígeno suficiente para tirar de su equipo. Una lucha y un reto casi imposibles de alcanzar pero que está consiguiendo alargar todo lo posible por si presenta la ocasión de ganar su primer anillo con el equipo de la ciudad que le vió nacer. Por si fuera poco, esta lucha titánica nos deja su espectacular duelo con Curry. En algunas ocasiones, una lucha directa, triple tras triple. Como si fuera un duelo en el Viejo Oeste esperando ver quién aguanta de pie. Lo malo es que el Baloncesto es un juego de equipo. Puedes derrotar a uno pero queda el resto del equipo.

Sin Comentarios

Deja tu comentario