Novena Copa de Europa para el Real Madrid

Novena Copa de Europa para el Real Madrid

20 años pueden parecer muchos o pocos según con lo que se comparen. Es poco tiempo para eliminar las secuelas de un gran guerra o para la era espacial. Pero es mucho tiempo para que uno de los equipos más grandes vuelva a ganar un título. 20 años es lo que ha tardado el Real Madrid en volver a ganar una Copa de Europa de baloncesto. En el mismo fin de semana en que el Barcelona ha ganado la Liga de fútbol, el equipo blanco recoge el testigo de la Copa de Europa ganada en 1995 bajo el liderazgo de Sabonis, Arlauckas y el entrenador Obradovic. Ante el mismo rival griego, Olimpiakos.

CFSHd1XWMAA83ga.jpg large

Lo merecía el Real Madrid. Antes de coger el equipo Pablo Laso, El Real Madrid era un equipo en decadencia, con varios años sin ganar un solo título, millones tirados en jugadores con más nombre que juego y con entrenadores como Messina que hacían lo mismo: aportar su nombre milllonario pero sin ningún resultado. La lucha con el Barcelona se decantaba por el lado blaugrana de forma clara. Con Pablo Laso la historia cambió recuperando la esencia del juego madridista. Juego rápido basado en una excelente defensa para salir rápido jugando al contraataque. Una suma de transiciones rápidas para no dar tiempo al rival en defensa. Más espectáculo y ganando. Un juego vistoso que volvía a llenar de aficionados el recinto madridista pero al que le faltaba la guinda del título europeo. Ya la tienen.

Pero ha costado mucho. En la temporada pasada el Real Madrid desplegó uno de los mejores juegos que se han visto en el contienente europeo en los últimos 20 años. Alabado por todos por su juego espectacular llegó al final de temporada, donde se juegan los títulos, escaso de gasolina física y mental al perder la final de la Copa de Europa. La segunda consecutiva. Una derrota a la que siguió otra ante el Barcelona en la Liga ACB.

CFPPdKmWIAIgDaP.jpg large

Y no fue el único problema. En el verano pasado la continuidad de Pablo Laso como entrenador era discutida todos los dias. No se renovó los contratos de sus ayudantes y parecía que le señalaban la puerta de salida al más mínimo contratiempo. Pero fichó muy bien el Real Madrid. Calidad tenía de sobra. Lo que buscaban ahora era jugadores de un gran carácter competitivo para cuando se jugaran los títulos. Los fichajes de Andrés Nocioni, el lituano Maciulis y el mexicano Gustavo Ayón respondían a ese perfil. Jugadores con experiencia, carácter y la mala leche necesarias para responder en situaciones límite. Eso ocurrió este fin de semana en la Final Four de Madrid. Gustavo Ayón, después de una temporada irregular, emergió en la semifinal ante el Fenerbace realizando su mejor partido de la temporada. Y en la final ante Olimpiakos lo mismo con Nocioni y Maciulis. Al Olimpiakos hay que matarlo dos veces. Como mínimo. Después del primer acelerón blanco que le llevó a tener doce puntos de ventaja, el equipo griego remontó para ponerse por delante. Y sin apenas contar con el apoyo de su máxima estrella Spanoulis, muy bien defendido toda la noche.

El acierto desde la línea de tres de Jayce Carroll, la defensa de Slaughter y la dirección de Sergio Llul y Sergio Rodríguez ponían el acento en lo que buscaba el Real Madrid a inicios de temporada. Un juego coral donde si fallaba alguien, otro le suplía con el mismo acierto. Uno de los mejores jugadores del real Madrid durante toda la temporada europea, el capitán Felipe Reyes, no tuvo su mejor fin de semana. Pero la garra de Nocioni lo hizo olvidar. MVP de la final con todo merecimiento. Rudy Fernández no tuvo su mejor acierto anotador pero sí aportó intensidad. Pero Carroll aportó 16 puntos.

No deberían pasar 20 años antes de que el Real Madrid pueda ganar otra Copa de Europa. Cuenta con buen equipo, un juego coral y un entrenador que sabe lo que quiere. Y si Florentino no traslada sus métodos y fichajes del fútbol al baloncesto, el equipo tiene cuerda para rato. Además, persigue el sueño del triplete. Ya tiene la Copa del Rey y la Copa de Europa. Solo le falta la Liga. Y es el máximo favorito.

Cierra un ciclo Pablo Laso con esta Copa de Europa, el último título que le faltaba como entrenador de club. 8 títulos en 4 temporadas al frente del Madrid hacen justicia a su labor. 1 Liga, 3 Copas del Rey y dos Supercopas de España. Un palmarés que seguirá agregando títulos. Si le dejan.

Sin Comentarios

Deja tu comentario