A la octava, el Madrid derrota al Atlético de Madrid

A la octava, el Madrid derrota al Atlético de Madrid

Una sensación de deja vu recorría la grada del Santiago Bernabeú en la vuelta de los cuartos de final de la Champions League el pasado miércoles. Una sensación que no era desconocida y que era, al mismo tiempo, inquietante. Un Atlético de Madrid ultradefensivo cerraba todos los espacios y apenas concedía ocasiones al Real Madrid. La estrategia de Simeone era clara: encerrar al equipo atrás, todos juntos y esperando pillar al Real Madrid al contraataque o en una jugada a balón parado para rematar la eliminatoria. El precedente, y el recuerdo, de los últimos 7 partidos en los que el equipo madridista fue incapaz de derrotar a su vecino rojiblanco estaba muy presente.

14081181609_9446524327_z

Con las bajas importantísimas del sancionado Marcelo y los lesionados Bale, Modric y Benzema, Ancelotti tenía ante sí un verdadero rompecabezas y decidió cubrir las espaldas del equipo subiendo a Sergio Ramos al mediocentro defensivo para contrarrestar la superioridad rojiblanca en el centro del campo, clave de las victorias ante el Real Madrid del equipo del Cholo Simeone. La no alineación de Illarramendi y Lucas Silva para sustituir al lesionado Modric( quedan muy tocados y con la puerta de salida abierta para ellos) evidencia el respeto de Ancelotti a Simeone. Coentrao por Marcelo y Chicharito por Benzema fueron las otras novedades. Con James e Isco jugando juntos de inicio más un discreto Cristiano Ronaldo.

El partido fue eminentemente táctico. Salvo los primeros 10 minutos de torbellino madridista, el guión era claro: el Real Madrid atacaba, con precaución, y el Atlético de Madrid defendía con orden todo el equipo. No repitió el Real Madrid el partido realizado en la ida en el Vicente Calderón donde jugó una primera parte muy buena dominando al Atlético en base a un juego combinativo rápido y presión alta para recuperar el balón que solo la portentosa actuación del portero Oblak pudo parar. Aquí fue distinto. El Real Madrid dominaba pero no generaba mucho peligro. Simeone planteó un partido a todo o nada. Mucho más conservador de lo habitual, buscando descaradamente un contraataque o jugadas a balón parado para derrotar al Madrid. Solo dos disparos a puerta fue el triste bagaje del partido para ello. Y si no, esperar a la prórroga o los penaltis. Una estrategia que le permitió llegar a la final de la Champions el año pasado. Pero todos los años no existen los milagros.

Un partido soporífero, sin apenas juego que solo se mantuvo en pie por la emoción del acceso a semifinales. Donde mejor, o peor, quedó retratado Simeone fue en los cambios. En el minuto 60 de partido sustituyó a su jugador más en forma actualmente, el francés Griezman, por Raúl García. El mensaje era claro: a las barricadas!!. Quitar a su jugador más ofensivo y desequilibrante por un guerrero como el navarro transmitía la imagen de que Simeone lo fiaba todo a un juego físico y no al toque o la calidad de sus jugadores para pasar la eliminatoria. El plan marchaba bien hasta la expulsión de Arda Turan en el minuto 71 por doble amarilla. Justa pero evitable por su parte. El turco debe reflexionar por su falta de control mental en algunas situaciones de estrés competitivo demostrada últimamente. No puede quejarse de la expulsión sobre todo cuando todo el mundo vió como lanzaba su bota contra un linier en el partido de Copa del Rey ante el Barcelona y no fue sancionado.

La propuesta de Simeone encajaba perfectamente con su ideario bilardista. Músculo antes que talento. No se vió nada del equipo que derrotó y humilló en Liga al Real Madrid por 4-0 con un juego espectacular de presión y desborde.

Una vez más ha quedado demostrada la importancia de los invitados inesperados. De los actores secundarios que arreglan una película. Jugadores que apenas han participado durante la temporada, como Coentrao la temporada pasada, se convierten en decisivos. Eso le ocurrió el miércoles noche al mexicano Chicharito Hernández, muy incisivo y peligroso toda la noche y autor del único gol de la eliminatoria, a pase de Roanldo después de una combinación con James Rodríguez, que le sirvió al Real Madrid para clasificarse para las semifinales de la Champions League.

4 campeones para las semifinales. Bayern de Munich, Barcelona, Juventus y Real Madrid. 3 de los máximos favoritos al inicio de la competición más el equipo italiano que vuelve a la élite del fútbol europeo después de 12 años. 2 equipos españoles de 4 posibles. La lucha queda abierta.

Sin Comentarios

Deja tu comentario