Morata se venga de Ancelotti y Florentino

Morata se venga de Ancelotti y Florentino

Se fue del Real Madrid porque apenas tenía oportunidades de jugar y demostrar su valía. Más allá de los minutos y partidos de la basura, la participación de Alvaro Morata en el equipo era testimonial. El año pasado, incluso, fue superado en la rotación por Jesé hasta su grave lesión. La política de fichajes galácticos de Florentino Pérez concentra su mirada en los puestos de ataque. Es ahí donde se gasta gran parte de su dinero para hacerse con lo mejor del mercado: Cristiano Ronaldo, Bale, Benzema, Kaká. El producto de la cantera tiene pocas posibilidades de éxito en el Real Madrid que dirige Florentino.

wEAov6c

No se fue Morata a un equipo cualquiera. Se marchó al equipo más importante de la Liga italiana. Y era un reto difícil ya que la mayoría de la gente pensaba que se equivocaba en su destino, que tendría pocos minutos en una delantera en la que tendría que competir con jugadores como Tévez, Fernando Llorente y Giovinco. Y no empezó bien. Suplente habitual por detrás de Tévez y Llorente. Pero a partir de mitad de temporada, Morata se hizo con un sitio en el equipo. Giovinco se marchó en el mercado de invierno y Llorente quedó como suplente suyo. Goles y esfuerzo se vieron recompensados con una mayor participación en los partidos importantes.

Y la casualidad quiso que en semifinales de la Champions League Morata se encontrara con el Real Madrid. 2 goles de Morata en 4 disparos a puerta eliminaron al Madrid en una eliminatoria en la casi todos los periodistas españoles se han columpiado sobremanera. Decían que la Juventus era un rival fácil. Nunca lo ha sido para el Real Madrid que en los últimos cruces con el equipo italiano siempre ha perdido con ellos. Ya no podrá ser el equipo blanco el primero en llegar a dos finales de Champions League consecutivas bajo el formato actual. Y con la Liga en bandeja para el Barcelona. Una temporada sin títulos importantes para el Real Madrid es un trago demasiado amargo.

Ancelotti queda muy tocado. Es curioso lo que le ha ocurrido al entrenador italiano esta temporada. Ha pasado de estar en el cielo en los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre gracias al espectacular juego desplegado por el Real Madrid a econtrarse a un paso del despido, a pesar de tener un año más de contrato, debido a una segunda parte de temporada nefasta. De un equipo en la cima del juego a un equipo vulgar y falto de ideas. La segunda parte en el Bernabeú ante la Juventus resume perfectamente como ha sido el final de temporada. Un equipo con orgullo, tirando de alma pero con pocas ideas para vencer la resistencia del contrario y con escaso acierto de cara a puerta. La ausencia de Modric genera inestabilidad en el centro del campo y Kroos juega fuera de su posición natural, más adelantada, dejando muchos huecos a su espalda. Con Bale intentándolo pero negado de cara a puerta y con Ronaldo viviendo en el área más preocupado de meter goles que de generar juego y peligro, el Real Madrid intentó vencer a la Juventus colgando balones continuamente al área italiana con las incursiones de Marcelo como principal amenaza.

En la primera parte el juego fue más elaborado y el Madrid dominó la situación sin apenas dejar opciones a la Juventus. Aguantó hasta que se le acabó la gasolina. Lo hemos dicho en reiteradas ocasiones. Las escasas rotaciones de Ancelotti hacían que los jugadores titulares del equipo llegaran excesivamente cargadas de minutos a la parte final de la temporada, donde se jugan los títulos. Igual que le ocurrió el año pasado pero este año no tuvo de su lado el gol milagroso de Sergio Ramos para sacarle del apuro. Solo hay dos posibilidades. O la acumulación de minutos de las figuras del equipo es por presión del palco o por propio convencimiento de Ancelotti. En cualquiera de los dos casos, sale perdiendo el preparador italiano. La salida de Ancelotti del Real Madrid es clara. El mismo lo admitió en la rueda de prensa después del partido ante la Juventus. Le gustaría seguir pero sabe como funciona el fútbol.

La venganza de Morata sobre Ancelotti y Florentino se materializó en el peor escenario para el Real Madrid. En casa y jugándose el acceso a la final de la Champions. Le ganó la partida a Sergio Ramos durante toda la noche y se marchó sustituido en el minuto 84 entre pitos y aplausos( más lo segundo), como los grandes. Salió por la puerta grande y Ronaldo por la chica: corriendo como poseído al tunel de vestuarios nada más acabar el partido. Morata no celebró los goles. Ronaldo salió huyendo. Ésa es la diferencia. La posibilidad de ganar la Undécima se esfumó ante la ejecución de un chico de la cantera que no celebró los goles ante su exequipo pero que seguro que disfrutó como un enano ante esta especie de justicia poética ante un entrenador que apenas le daba oportunidades o le hablaba el año pasado. Como Morientes en el Mónaco. Como la vida misma.

Sin Comentarios

Deja tu comentario