Tags Posts taggeados en "Real Madrid"

Real Madrid

El equipo blanco recibe en el Santiago Bernabéu al Eibar con el pensamiento de sumar otra victoria a su casillero y poder así no distanciarse más del Barça por la lucha de La Liga.

El Real Madrid recibirá al Eibar el domingo en un partido que a priori será bastante fácil para el conjunto merengue. El cuadro entrenado por Zinedine Zidane quiere volver a sumar una victoria en casa para poder acercarse o, al menos, mantener la distancia con el Barça, su principal rival en las apuestas a ganador en LaLiga Santander. Para ello deberá demostrar que es un equipo que ha superado su miedo escénico en casa el cual le hizo perder 7 puntos en sus 3 primeros partidos jugados en ella.

La verdad es que el inicio de Liga del Real Madrid no está siendo el esperado. Además de la pérdida de puntos, los resultados no están siendo tan buenos como deberían ser en un equipo que viene de ganar Liga y Champions League la temporada pasada. Tan solo en el partido inaugural contra el Deportivo de la Coruña y en el encuentro frente al Espanyol el Madrid dejó su portería a 0 en las 8 jornadas disputadas. Hecho que hace frágil al conjunto blanco y que unido a la falta de puntería ha propiciado la mala posición del equipo.

Para solventar los problemas de la portería se habla de muchos candidatos. Las últimas semanas el nombre que más fuerza coge es el del portero Kepa Arrizabalaga, guardameta del Athletic Club de Bilbao. El joven de 23 años es titular indiscutible en su equipo y ya va convocado a la selección absoluta como tercer portero. Su proyección es espectacular y le colocan como uno de los mejores porteros del futuro junto a Gianluigi Donnarumma.

Este domingo el Madrid, a priori, tiene que conseguir 3 puntos fáciles contra un Eibar que está algo peor de lo que se le esperaba. Y es que el Bernabéu debe convertirse en ese templo inexpugnable y temido por los rivales donde es casi imposible ganar. Así lo ha sido durante prácticamente toda la “era Zidane” y así debe seguir siendo sobre todo de cara a las competiciones con eliminatorias como son la Champions y la Copa del Rey.

Pero el Eibar pretenderá cambiar su dinámica negativa que le ha dejado como decimosexto clasificado en la Liga, a tan solo 1 punto de Las Palmas que marca el descenso. Suerte tiene que el Málaga y el Deportivo Alavés hayan sumado 1 y 3 puntos respectivamente, cifra que les deja como claros candidatos a descender si no cambian sus resultados. Con esos dos equipos tan abajo, parece que solo quedaría una plaza más para el descenso, por lo que será un año fácil para los equipos que luchan por la permanencia a priori. Por eso el Eibar no quiere estar en esa lucha y quiere distanciarse lo antes posible de sus rivales directos.

Uno de sus principales problemas es el acierto de cara a portería. Algo que podrá poner a prueba frente a un Madrid acostumbrado a que le encajen goles. Tan solo ha marcado 3 goles, rentabilizándolos al máximo pues ha conseguido 2 victorias con esos goles. El Eibar sale a una media de menos de 0,5 goles a favor por partido, por más de 2 en contra. Unos números que deberá cambiar radicalmente si no quiere verse el año que viene en Segunda División

Real Madrid
Real Madrid

El Real Madrid protagonizó el miércoles la primera derrota de la pretemporada tras quedar 1-0 contra el Bayern de Guardiola, en un partido en el que sin jugarse mucho, se perdió todo.

El Real Madrid se enfrentó al equipo alemán con ausencias en mayúsculas y puede que eso le pasara factura, en uno de los partidos más vistosos de la pretemporada, ya fuera por el equipo contrincante o por quién les lideraba. El caso es que a pesar de la gran actuación de Keylor Navas, la no presencia de la BBC (Bale, Benzema y el todopoderoso Cristiano Ronaldo) mostró a un Madrid práctico y ordenado pero al que le falta rodaje.

Y es que el partido de ayer no tuvo nada que ver con lo que sucedió hace unos días en el mismo estadio Allianz Arena en Múnich. El Real Madrid supo imponerse al Tottenham Hotspur por 2-0, un resultado que prometía.

Por su parte, El Bayer de Múnich, que venía de conseguir la victoria tras su partido contra el Milan con un 2-0, consiguió alzarse con la Audi Cup con un juego chispeante en el que brilló el gol de Robert Lewandowski en el minuto 88, convirtiéndose así el equipo alemán en una de las apuestas de fútbol más interesantes de la próxima temporada.

El tercer puesto en la Audi Cup fue para el Tottenham Hotspur quien consiguió ganar a un Milan, invisible durante todo el torneo, por 2-0.

Las declaraciones del recién estrenado entrenador merengue no se hicieron esperar y tras el partido explicó lo que según él fueron las causas de la derrota: falta de posesión del balón y de subida del esférico. A pesar de ello, Benítez se mostró optimista con los resultados. Explica que el torneo le ha transmitido buenas sensaciones, sobre todo porque ha servido para que los jóvenes adquieran experiencia.

En la rueda de prensa se preguntó a Benítez por dos jugadores importantes para el equipo blanco. Por una parte preocupa la lesión de Pepe y por otra la ausencia del Bale. En cuanto a la lesión de Pepe y su sustitución en el terreno de juego, el técnico cuenta que el central portugués arrastra una sobrecarga y que para evitar lesiones se ha tomado la decisión de sacarle del partido. Por otro lado, en el caso de Bale el técnico madridista no ha querido arriesgar.

También hubo tiempo para ciertas polémicas con la titularidad de los dos porteros blancos, Kiko Casilla y Keylor Navas. Sobre esto, Rafa Benítez explicó que aún no hay ninguna titularidad asignada y que ambos deben jugársela.

Además, también se habló en la rueda de prensa sobre la ampliación de la plantilla en un futuro próximo o los posibles fichajes a la vista, como es el caso del mediático fichaje de David de Gea. Benítez tan solo respondió que a pesar de contar con un buen equipo, “los entrenadores siempre quieren mejorar”, y recordó irónicamente que el mercado de fichajes estival no finaliza hasta el 31 de agosto.

 

Al final del segundo partido de la final ACB, los jugadores del Real Madrid y su entrenador Pablo Laso solo transmitían un mensaje: había que ganar la final en el Palau sin dar ningún tipo de opción a una posible remontada barcelonista. Y si podía ser por un contundente 3-0 al estilo del Madrid de Sabonis en 1994 mucho mejor. Al máximo rival no se le da una segunda oportunidad y más si la recompensa es ganar todos los títulos en la misma temporada. Y eso fue lo que ocurrió. El Madrid cerró la final ganando 3-0 en el campo rival.

Después de la exhibición del pasado domingo en el segundo partido( 100-80), donde el Real Madrid desmontó a Xavi Pascual, se esperaba una reacción del Barca mostrando más carácter del mostrado hasta el momento. A pesar de la baja de Navarro, contaban con armas suficientes para plantear batalla.

CIVQprcWcAAXvpj

En el partido del miércoles se vivió un choque lleno de toboganes. Un primer cuarto totalmente igualado, 17-17, a modo de tanteo para dejar paso a un segundo parcial dominado por el Real Madrid y un tercero con superioridad absoluta del Barcelona. Pero con una gran diferencia. Mientras en el Real Madrid aportaba todo el equipo en ataque con una gran actuación coral, el Barcelona se sostenía básicamente por el enorme partido del pivot croata Ante Tomic. Colosal e imparable en ataque e intimidador en defensa. Desaparecido los dos primeros partidos emergió cómo lo que puede ser: un pivot dominante. Pero no estuvo muy bien acompañado. Mario Hezonja hizo un extraordinario primer partido pero desapareció en los dos siguientes. Satoransky estuvo muy irregular y Marcelinho Huertas y Brad Oleson apenas aparecieron en toda la final. Solo Doellman le acompañó en la primera parte y Abrines destacó en el tercer cuarto con sus triples. Y poco más.

Por momentos en el segundo cuarto el Real Madrid rompió el partido hasta llegar al descanso con 14 puntos de ventaja, 34-48. Una vez más, el acierto en el tiro exterior madridista destrozó a la defensa azulgrana recordando la exhición del segundo partido. Jugando a un marcador alto, casi nadie tiene opciones ante el Real Madrid. Sin la actuación estelar del MVP de la final, Sergio Llul, y con Rudy Fernández arrastrando problemas físicos, apareció una segunda unidad brillante. Destacaron la intensidad de Nocioni, con un par de triples cuando peor lo pasaba el Madrid, y Maciulis más un inspirado Jayce Carroll haciendo daño con sus triples y penetraciones en la segunda parte. Oleson, su bestia negra defensiva particular, no pudo con él en ningún momento. A pesar del apretón final, el conjunto blanco mantuvo la calma a pesar de que el Barcelona se puso por delante mínimamente al final del tercer cuarto.

La temporada pasada el Real Madrid maravillo a todos con un juego espectacular pero se ahogó en la orilla al llegar muy justos de fuerzas al tramo final de la temporada donde se juegan los títulos. Sucumbió en la final de la Copa de Europa y perdió la final de la Liga ante el Barcelona. Alcanzó su mejor nivel de juego demasiado pronto y no pudo aguantar el ritmo. Para corregir ese fallo reclutaron a dos gladiadores como el lituano Maciulis y el argentino Nocioni para ayudar al equipo en los momentos duros y difíciles. Han cumplido con creces. En defensa y en ataque.

La llegada de Pablo Laso recuperó las señas de identidad del equipo blanco: juego rápido, defensa y contraataque añadiendo rocosidad este año. Con Pablo Laso han ganado 9 títulos en los últimas 4 temporadas jugando 13 de las 16 finales posibles. Un equipo ganador con un juego atractivo que ha vuelto a llenar las gradas del Palacio de los Deportes cada partido.

De esta manera, completa el Real Madrid una temporada histórica en la que lo ha ganado todo. Supercopa de España, Copa del Rey( contra el Barcelona), Copa de Europa y Liga ACB, nuevamente ante el Barcelona. Un pleno de títulos que no lograban desde 1974 con Clifford Luyk, Wayne Brabender y Vicente Paniagua como máximos exponentes. Ha ganado sin tener los jugadores más caros ni el presupuesto más amplio. Pero sí han tenido una idea clara de juego, continuidad en el proyecto y los retoques necesarios para ganar.

Con este título, puede que haya movimientos importantes en la plantilla. Sergio Llul puede haber jugado su último partido en el Real Madrid y Europa ante la magnífica oferta recibida desde la NBA por Houston. 21 millones de euros por temporada. Actualmente gana 1.5 millones de euros por temporada. Un salto profesional y económico difícil de resistir. El entrenador de Houston, el mítico Kevin Mchale de los Boston Celtics, lo quiere allí. Para Sergio Rodríguez, padre la víspera del tercer partido de la final, también suenan cantos de sirena para que vuelva a la NBA. Ahora con un juego mucho más maduro y equilibrado.

La salida de ambos puede suponer una importante alteración del equilibrio de la plantilla al suponer la pérdida de sus dos directores de juego. La baja de Mirotic no se ha notado y el futuro pinta bien con con el croata Doncic, Dani Díez y el pivot HernanGómez. A estos dos últimos, probablemente los veamos este verano con la selección española compitiendo en el Europeo. Estaremos aquí para contarlo.

La mirada perdida, cabizbajo por momentos, sin apenas reaccionar y con las manos metidas en los bolsillos por momentos. Superado por los acontecimientos. Ésa fue la sensación que transmitió Xavi Pascual, entrenador del Barcelona, en el segundo partido de la final ante el Real Madrid. Tocado ante la avalancha de juego, acierto e intensidad exhibida por el conjunto blanco, especialmente en el primer cuarto. 2-0 para el Real Madrid que ve cada vez más cerca ganar un triplete histórico.

6351167241_2364ff4f5b

En el primer partido, el Barcelona fue siempre a remolque del Madrid pero con un arranque de orgullo y carácter en el último cuarto, se acercó lo suficiente al Madrid para evitar una victoria plácida de los blancos de la mano de un excepcional Mario Hezonja, ojo con este chico, con un magnífico 5 de 6 en triples. Pero sufrieron la baja del capitán Juan Carlos Navarro. Un importante golpe moral para un equipo incapaz de ganar un solo partido a domicilio en estos playoffs por el título.

Fue un espejismo. No hubo orgullo ni carácter en el segundo asalto de la final. El inicio del segundo partido mostró a un dominador Real Madrid que arrolló a un débil Barca con un contundente 31-10 en el primer cuarto. Con un demoledor 7 de 7 en triples liderados por un Sergio Llul desatado( 5 de 5), Rudy Fernández mostrando intensidad en defensa y ataque y Gustavo Ayón haciendo daño en la zona acompañado de Felipe Reyes. La defensa madridista hacía perder muchos balones al conjunto barcelonés y crearon una autopista hacia la canasta azulgrana. Si el Madrid es capaz de correr, el Barca no tiene nada que hacer. Ni ellos ni ningún equipo europeo. Al menos, en estos momentos. Solo queda la opción de intentar un partido lento y trabado. El ideario tradicional madridista de juego rápido, defensa y contraataque recuperado por Pablo Laso, no solo es atractivo y llena gradas. También gana títulos girando la inercia de la racha triunfal de los azulgrana, humillante por momentos para el conjunto de la capital. Además, consiguieron la tan deseada novena Copa de Europa.

Luego están las decisiones incomprensibles de Xavi Pascual. Abrines y Lampe abrieron el partido en el 5 titular, jugaron apenas 5 minutos y no volvieron a comparecer hasta finales del tercer cuarto e inicios del último con el partido ya totalmente decidido. No pidió ningún tiempo muerto hasta el tercer cuarto con el que intentar almenos parar el juego del Madrid. Solo la gran actuación de Doellman, 24 puntos, evitó que la paliza fuera mayor. Marcelinho Huertas naufragó en la dirección incapaz de contener a Llul. 100-80 fue el marcador final para alegría de unos aficionados que gritaban: ” Queremos 100″. En 100 justos se quedaron. No hicieron falta ni siquiera los puntos de tiros libres. El Madrid no lanzó los primeros hasta el tercer cuarto. Un dato muy llamativo.

Un resultado espectacular para un juego espectacular. Llul y Rudy Fernández fueron imparables, el Real Madrid cargaba el rebote ofensivo para tener segundas oportunidades en ataque, hasta terceras, apabullando en intensidad a los barcelonistas. Al mando de las operaciones, como decíamos, Sergio Llul en el que pudo ser su último partido con el Real Madrid en casa, Houston le espera en la NBA con los brazos abiertos, dió una lección en defensa, acierto en ataque destrozando la defensa rival con sus triples y penetraciones. 24 puntos para un tip oque acumula 89 partidos esta temporada contando el Mundial. Más que nadie. Talento y pasión para liderar un equipo que aspira a ganarlo todo en la misma temporada. Algo que no consigue desde 1974.

El partido duró 10 minutos. El tiempo que tardó el Madrid en hundir al Barcelona con una actuación colosal y coral. Además de Llul y Rudy, Maciulis, Slaughter y Nocioni imprimiendo carácter a la defensa. Lo contrario de lo que ocurría hasta la llegada de Pablo Laso. Una redención al ciclo victorioso del Barcelona.

Mañana miércoles, primer match ball en el Palau con el que sentenciar la final de la Liga ACB con el aliciente de poder hacerlo con un claro 3-0. Como el Real Madrid de un tal Arvydas Sabonis en 1994.

Algo se rompió cuando Mourinho decidió sentar en el banquillo del Real Madrid al capitán Iker Casillas, intocable hasta ese momento, y sustituirlo primero por Adán, que no dió la talla, y más tarde por Diego López que si rindió a buen nivel. Era evidente que no existía el más mínimo feeling personal entre Mourinho y Casillas como también era evidente que el portero madridista no mostraba su mejor nivel competitivo como en años anteriores. Luego vinieron las acusaciones a Casillas de ser el topo filtrador de las noticias del vestuario. Unas acusaciones injustas por indemostrables. No sabemos si son verdad o mentira más allá de los interesados.

4135679583_ceac9a55dd_z

Desde ese momento la relación de Casillas con parte del madridismo se hizo muy tensa reflejándose en continuas pitadas ante cualquier fallo en el Santiago Bernabeú con el colofón de la enorme pitada en la eliminatoria ante el Schalke en Champinos League con una mala actuación del portero y que casi elimina al Real Madrid. Luego quedó la imagen en un posterior de Casillas haciendo aspavientos a la grada cuando le pitaban y dedicando unos calificativos poco agradables. La crispación era más que palpable en la actitud y el rostro del portero. La relación está definitivamente rota y parece difícil que pueda recomponerse.

Después de Mourinho vino Carlo Ancelotti, llamado el Pacificador porque venía a poner paz en el vestuario blanco. Y mantuvo en el banquillo en Liga a Iker Casillas dejando de titular a Diego López. El mismo planteamiento de Mourinho. A la temporada siguiente, se traspasa a Diego López acompañando Keylor Navas a un Iker Casillas de nuevo claro titular. Pero sin títulos y con más detractores del portero dentro de la afición.

Parece que en estos días nos encontramos ante los últimos momentos de Iker Casillas como portero del Real Madrid. El club blanco está a punto de cerrar el fichaje de David De Gea, portero del Manchester United y antigüo portero del vecino rojiblanco, y Casillas se encuentra ante una importante encrucijada. Si se queda será suplente y si se va a otro equipo no ganará tanto, ni deportiva ni económicamente ni a nivel de imagen publicitaria. La inversión del Real Madrid para fichar a Dea Gea será alrededor de 30 millones de euros y no se gastarán esa cantidad para fichar a un reserva. Y siempr mirando al Barcelona que con el triplete en el bolsillo amenaza la estabilidad deportiva del club blanco.

Además, hace 3 días se filtró la noticia, en TVE, de que Casillas no seguirá en el Real Madrid la próxima temporada y que Rafa Benítez, el nuevo entrenador sustituto de Ancelotti, no cuenta con él para el nuevo proyecto. Una filtración interesada que parece que significa intentar poner el cascabel al gato y obligar a Casillas a tomar una decisión definitiva: o quedarse para ser suplente( obligando a prescindir de Keylor Navas) o ser traspasado a otro club, preferiblemente italiano al trabajar su pareja para Mediaset, que juegue Champions League y que tengan un buen equipo. Un problema importante a la hora de resolver la situación es el salario de Casillas: unos 12 millones de euros al año. Y le quedan dos años más de contrato. Una posibilidad que cobra cada vez más fuerza es facilitar su traspaso a otro club y pagarle los dos años restantes o la diferencia entre lo que cobre en el nuevo club y lo que cobraría en el Real Madrid. Algo que ya se hizo cuando Raúl fue traspasado el Schalke. La solución, en los próximos días o semanas. A nadie le conviene dejar pasar mucho tiempo. Mientras tanto, Casillas manifiesta que quiere seguir y no se moverá mucho a la luz pública.

Los mitos no suelen ser eternos. El paso del tiempo deja huella en los deportistas de más alto nivel. Casillas no es una excepción a esta regla. A sus 35 años, con 5 Ligas, 3 Champions, 2 Copas Intercontinentales, 2 Copas del Rey con el Real Madrid y 2 Eurocopas y un Mundial con la selección, parece que ha llegado el momento de pasar el relevo y el testigo. Solo falta por enterarse Del Bosque.

20 años pueden parecer muchos o pocos según con lo que se comparen. Es poco tiempo para eliminar las secuelas de un gran guerra o para la era espacial. Pero es mucho tiempo para que uno de los equipos más grandes vuelva a ganar un título. 20 años es lo que ha tardado el Real Madrid en volver a ganar una Copa de Europa de baloncesto. En el mismo fin de semana en que el Barcelona ha ganado la Liga de fútbol, el equipo blanco recoge el testigo de la Copa de Europa ganada en 1995 bajo el liderazgo de Sabonis, Arlauckas y el entrenador Obradovic. Ante el mismo rival griego, Olimpiakos.

CFSHd1XWMAA83ga.jpg large

Lo merecía el Real Madrid. Antes de coger el equipo Pablo Laso, El Real Madrid era un equipo en decadencia, con varios años sin ganar un solo título, millones tirados en jugadores con más nombre que juego y con entrenadores como Messina que hacían lo mismo: aportar su nombre milllonario pero sin ningún resultado. La lucha con el Barcelona se decantaba por el lado blaugrana de forma clara. Con Pablo Laso la historia cambió recuperando la esencia del juego madridista. Juego rápido basado en una excelente defensa para salir rápido jugando al contraataque. Una suma de transiciones rápidas para no dar tiempo al rival en defensa. Más espectáculo y ganando. Un juego vistoso que volvía a llenar de aficionados el recinto madridista pero al que le faltaba la guinda del título europeo. Ya la tienen.

Pero ha costado mucho. En la temporada pasada el Real Madrid desplegó uno de los mejores juegos que se han visto en el contienente europeo en los últimos 20 años. Alabado por todos por su juego espectacular llegó al final de temporada, donde se juegan los títulos, escaso de gasolina física y mental al perder la final de la Copa de Europa. La segunda consecutiva. Una derrota a la que siguió otra ante el Barcelona en la Liga ACB.

CFPPdKmWIAIgDaP.jpg large

Y no fue el único problema. En el verano pasado la continuidad de Pablo Laso como entrenador era discutida todos los dias. No se renovó los contratos de sus ayudantes y parecía que le señalaban la puerta de salida al más mínimo contratiempo. Pero fichó muy bien el Real Madrid. Calidad tenía de sobra. Lo que buscaban ahora era jugadores de un gran carácter competitivo para cuando se jugaran los títulos. Los fichajes de Andrés Nocioni, el lituano Maciulis y el mexicano Gustavo Ayón respondían a ese perfil. Jugadores con experiencia, carácter y la mala leche necesarias para responder en situaciones límite. Eso ocurrió este fin de semana en la Final Four de Madrid. Gustavo Ayón, después de una temporada irregular, emergió en la semifinal ante el Fenerbace realizando su mejor partido de la temporada. Y en la final ante Olimpiakos lo mismo con Nocioni y Maciulis. Al Olimpiakos hay que matarlo dos veces. Como mínimo. Después del primer acelerón blanco que le llevó a tener doce puntos de ventaja, el equipo griego remontó para ponerse por delante. Y sin apenas contar con el apoyo de su máxima estrella Spanoulis, muy bien defendido toda la noche.

El acierto desde la línea de tres de Jayce Carroll, la defensa de Slaughter y la dirección de Sergio Llul y Sergio Rodríguez ponían el acento en lo que buscaba el Real Madrid a inicios de temporada. Un juego coral donde si fallaba alguien, otro le suplía con el mismo acierto. Uno de los mejores jugadores del real Madrid durante toda la temporada europea, el capitán Felipe Reyes, no tuvo su mejor fin de semana. Pero la garra de Nocioni lo hizo olvidar. MVP de la final con todo merecimiento. Rudy Fernández no tuvo su mejor acierto anotador pero sí aportó intensidad. Pero Carroll aportó 16 puntos.

No deberían pasar 20 años antes de que el Real Madrid pueda ganar otra Copa de Europa. Cuenta con buen equipo, un juego coral y un entrenador que sabe lo que quiere. Y si Florentino no traslada sus métodos y fichajes del fútbol al baloncesto, el equipo tiene cuerda para rato. Además, persigue el sueño del triplete. Ya tiene la Copa del Rey y la Copa de Europa. Solo le falta la Liga. Y es el máximo favorito.

Cierra un ciclo Pablo Laso con esta Copa de Europa, el último título que le faltaba como entrenador de club. 8 títulos en 4 temporadas al frente del Madrid hacen justicia a su labor. 1 Liga, 3 Copas del Rey y dos Supercopas de España. Un palmarés que seguirá agregando títulos. Si le dejan.

Se fue del Real Madrid porque apenas tenía oportunidades de jugar y demostrar su valía. Más allá de los minutos y partidos de la basura, la participación de Alvaro Morata en el equipo era testimonial. El año pasado, incluso, fue superado en la rotación por Jesé hasta su grave lesión. La política de fichajes galácticos de Florentino Pérez concentra su mirada en los puestos de ataque. Es ahí donde se gasta gran parte de su dinero para hacerse con lo mejor del mercado: Cristiano Ronaldo, Bale, Benzema, Kaká. El producto de la cantera tiene pocas posibilidades de éxito en el Real Madrid que dirige Florentino.

wEAov6c

No se fue Morata a un equipo cualquiera. Se marchó al equipo más importante de la Liga italiana. Y era un reto difícil ya que la mayoría de la gente pensaba que se equivocaba en su destino, que tendría pocos minutos en una delantera en la que tendría que competir con jugadores como Tévez, Fernando Llorente y Giovinco. Y no empezó bien. Suplente habitual por detrás de Tévez y Llorente. Pero a partir de mitad de temporada, Morata se hizo con un sitio en el equipo. Giovinco se marchó en el mercado de invierno y Llorente quedó como suplente suyo. Goles y esfuerzo se vieron recompensados con una mayor participación en los partidos importantes.

Y la casualidad quiso que en semifinales de la Champions League Morata se encontrara con el Real Madrid. 2 goles de Morata en 4 disparos a puerta eliminaron al Madrid en una eliminatoria en la casi todos los periodistas españoles se han columpiado sobremanera. Decían que la Juventus era un rival fácil. Nunca lo ha sido para el Real Madrid que en los últimos cruces con el equipo italiano siempre ha perdido con ellos. Ya no podrá ser el equipo blanco el primero en llegar a dos finales de Champions League consecutivas bajo el formato actual. Y con la Liga en bandeja para el Barcelona. Una temporada sin títulos importantes para el Real Madrid es un trago demasiado amargo.

Ancelotti queda muy tocado. Es curioso lo que le ha ocurrido al entrenador italiano esta temporada. Ha pasado de estar en el cielo en los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre gracias al espectacular juego desplegado por el Real Madrid a econtrarse a un paso del despido, a pesar de tener un año más de contrato, debido a una segunda parte de temporada nefasta. De un equipo en la cima del juego a un equipo vulgar y falto de ideas. La segunda parte en el Bernabeú ante la Juventus resume perfectamente como ha sido el final de temporada. Un equipo con orgullo, tirando de alma pero con pocas ideas para vencer la resistencia del contrario y con escaso acierto de cara a puerta. La ausencia de Modric genera inestabilidad en el centro del campo y Kroos juega fuera de su posición natural, más adelantada, dejando muchos huecos a su espalda. Con Bale intentándolo pero negado de cara a puerta y con Ronaldo viviendo en el área más preocupado de meter goles que de generar juego y peligro, el Real Madrid intentó vencer a la Juventus colgando balones continuamente al área italiana con las incursiones de Marcelo como principal amenaza.

En la primera parte el juego fue más elaborado y el Madrid dominó la situación sin apenas dejar opciones a la Juventus. Aguantó hasta que se le acabó la gasolina. Lo hemos dicho en reiteradas ocasiones. Las escasas rotaciones de Ancelotti hacían que los jugadores titulares del equipo llegaran excesivamente cargadas de minutos a la parte final de la temporada, donde se jugan los títulos. Igual que le ocurrió el año pasado pero este año no tuvo de su lado el gol milagroso de Sergio Ramos para sacarle del apuro. Solo hay dos posibilidades. O la acumulación de minutos de las figuras del equipo es por presión del palco o por propio convencimiento de Ancelotti. En cualquiera de los dos casos, sale perdiendo el preparador italiano. La salida de Ancelotti del Real Madrid es clara. El mismo lo admitió en la rueda de prensa después del partido ante la Juventus. Le gustaría seguir pero sabe como funciona el fútbol.

La venganza de Morata sobre Ancelotti y Florentino se materializó en el peor escenario para el Real Madrid. En casa y jugándose el acceso a la final de la Champions. Le ganó la partida a Sergio Ramos durante toda la noche y se marchó sustituido en el minuto 84 entre pitos y aplausos( más lo segundo), como los grandes. Salió por la puerta grande y Ronaldo por la chica: corriendo como poseído al tunel de vestuarios nada más acabar el partido. Morata no celebró los goles. Ronaldo salió huyendo. Ésa es la diferencia. La posibilidad de ganar la Undécima se esfumó ante la ejecución de un chico de la cantera que no celebró los goles ante su exequipo pero que seguro que disfrutó como un enano ante esta especie de justicia poética ante un entrenador que apenas le daba oportunidades o le hablaba el año pasado. Como Morientes en el Mónaco. Como la vida misma.

A falta de dos jornadas para la conclusión de la Liga, si la huelga anunciada no se produce, el Barcelona está cada vez más cerca de ganar el título. 4 puntos de ventaja sobre el Real Madrid sobre 6 posibles por juga y con la sensación de tener controlada la situación. Una victoria o que el Madrid pierda alguna de los dos partidos que le quedan y será campeón.

Madrid2-Milan0_20101019_211736

El futuro de Ancelotti queda supeditado al resultado que pueda conseguir en la Champions. Igual que el año pasado en que el gol salvador de Sergio Ramos en la final le permitió seguir un año más en el conjunto blanco. Para ello deberá remontar mañana un 2-1 frente a la Juventus. Otro año más en el alero. El pasado fin de semana el Valencia sacó un empate del Santiago Bernabeú que deja la Liga en bandeja para el Barcelona. No fue un mal partido del Real Madrid. Tuvo ocasiones claras y encerró al Valencia que se fue al descanso ganando 0-2. Con mucha suerte: un penalti parado por Diego Alves a Cristiano Ronaldo ponía fin a la primera parte además de 3 disparos al poste, 2 de ellos por Bale que sigue negado de cara al gol.

El inicio de la segunda parte confirmó lo previsible en estos casos. Salida en tromba de un Real Madrid herido en su orgullo peleando por remontar y seguir vivo en la lucha por la Liga. Lo consiguió a medias. Con empuje y con muchas ocasiones de gol. Un golazo de Isco desde fuera del área dejó el marcador en el definitivo 2-2. Pero dejó dudas importantes. La primera fue la incomprensible alineación titular de Ancelotti que puso en liza a los dos laterales suplentes, Arbeloa y Coentrao, que acabaron siendo sustituidos por Marcelo y Carvajal. Hizo Ancelotti lo que no ha hecho apenas el resto de la temporada salvo por lesiones: rotaciones. En el peor momento posible. Cuando su equipo se jugaba la opción de mantenerse vivos en la pelea con el Barcelona por la Liga.

La otra duda importante es ya casi una cuestión de Estado: la situación de Iker Casillas en la portería blanca. El capitán es cada vez más contestado en el Bernabeú y ya no solo por los detractores habituales desde hace un par de años. El sabado la pitada fue generalizada después de encajar los dos goles. Cada balón que tocaba Casillas era un reclamo para la bronca, lo hiciera bien o mal. Tampoco ayudó la reacción del portero dirigiéndose a la grada con gestos y, según Cuatro, mandando a tomar por culo a la afición. Algo parece que se ha roto definitivamente en la relación entre Iker Casillas y la grada. Y ya no está Mourinho para echarle la culpa.

La solución no es fácil. El contrato de Casillas es muy elevado y no hay ningún gran equipo europeo que vaya a pagarle lo que le paga el Real Madrid. Ni de cerca. Y menos por un jugador en el ocaso de su carrera. La solución De Gea puede adelantarse más de lo que pensamos.

Mientras Casillas proseguía su calvario particular, el Barcelona cumplió con una victoria ante la Real Sociedad por 2-0. No brilló. Pero no le hizo falta. Ésa es una de las mejores aportaciones de Luis Enrique al tradicional estilo barcelonista: es capaz de ganar partidos sin jugar especialmente bien. Algo que le costaba mucho antes. Y con un equipo rodado y más fresco que sus rivales en el tramo final de temporada gracias a las rotaciones practicadas a lo largo de la temporada. Con la victoria ante el equipo donostiarra cierra, además, un ciclo interesante. En el partido de primera vuelta en Anoeta, con Messi de inicio en el banquillo, emergió el conflicto entre Messi y Luis Enrique después de la derrota. Un enfrentamiento saldado con una segunda vuelta casi perfecta y con el Barca luchando por ganar los tres títulos. Luis Enrique quedó muy tocado y lo que parecía el inicio del fin para el entrenador derivó en la situación actual con el Barca al acecho de la gloria. El entrenador entendió, o le hicieron entender, que Messi era intocable y que, salvo lesión, jugaría siempre que quisiera. Y ahí estamos. Con Messi ganando partidos y haciendo jugar al equipo.

Síguenos

4,732FansLike
36Seguidores+1
868FollowersFollow

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies