Djokovic profana el templo de Nadal

Djokovic profana el templo de Nadal

Es difícil hablar de derrota en un tipo que ha ganado 9 títulos de Roland Garros y que cuenta en todas sus actuaciones en el torneo parisino con un balance de 70 victorias y 2 derrotas. Pero es así. En un mundo marcado por la inmediatez y por el recuerdo de los últimos acontecimientos más próximos, la derrota de Nadal frente a Djokovic en los cuartos de final de Roland Garros, o la victoria de Djokovic frente a Rafa Nadal, se demuestra especialmente.

5762774375_2056c9e288_z

Perdió Nadal el miércoles el segundo partido en Roland Garros en sus 11 participaciones. La primera fue en cuartos de final ante el sueco Robin Soderling en 2009. Ahora Djokovic pasó por encima de Nadal en 2 horas y 26 minutos por un resultado de 7-5, 6-3 y 6-1. Djokovic empezó como un ciclón hasta colocarse con un marcador de 4-0 en el primer set en un visto y no visto. Agilidad, fortaleza mental para no cometer errores, llevar el ritmo del partido y la búsqueda de ángulos cortos con dejadas y golpes paralelos para mover a Nadal eran los puntos fuertes de su estrategia.

Hasta Roland Garros, Djokovic lleva una temporada prácticamente inmaculada. 5 títulos( incluido el Open de Australia), solo dos derrotas y la sensación de que es prácticamente invencible. Las mismas sensaciones que ofrecía Nadal antes de las sucesivas lesiones que han mermado su potencial y las dudas en su juego. Siempre quedaba la duda de que Roland Garros, el santuario de Nadal, pudiera suponer el punto de inflexión a la temporada de Nadal. Pero es difícil que las malas sensaciones de los torneos anteriores, incluidos los de tierra batida, pudieran darse de vuelta como por arte de magia.

Pero fue el primer espejismo del partido. Nadal se puso el mono de trabajo para igualar a 4 a base de garra, pundonor y de conseguir dar profundidad a su juego para mantener a Nole lejos de la red y contener sus ataques. Pero no pasó de ahí. Con 6-5 a favor del serbio, Nadal sacaba para igualar el primer set y contaba con 30-15 a favor. Pero un fallo de volea en la red con un sencillo remate, le dió ventaja a Djokovic. Y no la desaprovechó.

Luego ocurrió el segundo espejismo. Se imaginaba un partido competido después de la remontada de Nadal, sin fruto. Pero la garra de Nadal no fue suficiente para intentar plantar cara a un Djokovic lanzado que buscaba su primera victoria sobre Nadal en Roland Garros y la primera también sobre el balear en tierra batida en un partido a 5 sets. El conocido como territorio Nadal. Pero no pudo ser. Si la enorme batalla del primer set duró 67 minutos, los otros dos sets duraron 89 minutos en total con 6-3 y 6-1. Djokovic olió sangre y no dio ninguna opción para la recuperación de Nadal.

Djokovic se planta en semifinales donde se enfrentará Andy Murray( verdugo de David Ferrer) buscando su primer título en Roland Garros, el único torneo de Grand Slam que falta en su palmarés. Un Djokovic que le tiene tomada la medida a Nadal esta temporada consiguiendo enfríar a Nadal incluso en tierra batida.

El futuro de Nadal se plantea ahora lleno de incógnitas y dudas. Las mismas que lleva transmitiendo toda la temporada. Eliminado en cuartos de final en Australia y Roland Garros, y prematuramente en otros torneos, a sus 29 años ha perdido dos de sus principales armas: la fortaleza mental y la potencia física. En un cuerpo castigado por las múltiples lesiones sufridas los últimos años, esas dudas sobre su físico se trasladan a su juego y no le permite explotar su mejor nivel. En resumen, dudas físicas que se traducen en dudas sobre su juego y la estrategia a seguir. En los puntos clave se percibe un punto de ansiedad donde antes controlaba la situación. Ante Djokovic, y otros muchos, si Nadal, hoy en día, no juega lo más cerca posible de su nivel más alto, no tiene ninguna posibilidad de luchar por los títulos. Así de claro como se ve que ha bajado al puesto número 10 de la clasificación mundial.

La duda es si Nadal volverá a recuperar su mejor nivel. Puede ser. Pero si no lo recupera pronto, en esta temporada o principios de la que viene, no creo que tenga opciones de aspirar a ganar los grandes torneos. Los rivales le esperan con las garras afiladas tras años de dominio casi absoluto.

Sin Comentarios

Deja tu comentario