300 partidos de Messi en Liga

Ayer ante el Levante Leo Messi alcanzó el partido número 300 de la Liga Española de fútbol con el Barcelona. Han pasado poco más de 10 años desde su estreno en un derby liguero ante el Español y todo lo que apuntaba se ha cumplido con creces. Capacidad de desborde, regate y quiebros en carrera y la suficiente calidad para decidir por sí solo un partido. Empezando jugando pegado a la banda hasta evolucionar a la posición de falso 9 con la que Guardiola le consagró cómo el lider de su equipo y donde empezó a multiplicar su capacidad goleadora.

15644076710_a36691a2d0_z

Festejó su partido 300 cómo acostumbra: marcando goles y venciendo. Un nuevo triplete. Tres más que sumar a los 266 goles que llevaba con los que supera ya a Zarra cómo máximo goleador de la historia de la Liga . Hace ya tiempo que se acabaron los calificativos para Messi. Desde extraterrestre a Dios. Si Maradona metía goles con la mano de Dios, Messi supera la capacidad goleadora del 10 con un registro difícilmente superable. Lo único que le falta para igualar al Pelusa en el imaginario colectivo argentino es ganar un Mundial. Precisamente lo que más ansía. Si el Diego tiene su propia Iglesia Maradoniana, con Messi sería necesario algo más. Todo es posible en Argentina.

Goles los ha metido de todas las maneras posibles Messi en estos años. Desde que debutó ante el Español un 16 de Octubre de 2004 de la mano de Rijkaard, hay de todo: goles de falta directa, en contragolpe, de cabeza, con la pierna derecha y con la mano.

La rivalidad con Cristiano Ronaldo les ha venido bien a los dos. Se han hecho más competitivos e insaciables hasta extremos peligrosos por su manía de querer jugar todos los partidos y todos los minutos para seguir batiendo registros y no verse superados por el rival.  Y eso lo pagan en forma de estrés para el cuerpo y lesiones. Ronaldo y Messi no son solo jugadores. Son empresas con una capacidad de generar dinero enorme. Y para eso necesitan ser los mejores. El Balón de Oro de Cristiano Ronaldo espolea a Messi, y viceversa. Goles, premios, contratos publicitarios y derechos de imagen. Un círculo vicioso de dinero y deporte. Aunque son bastante distintos. Ronaldo exterioriza mucho sus emociones, tanto de algría cómo de enfado. Messi no. Es mucho más plano en sus reacciones y más subterráneo para las malas formas.

Precisamente el dinero ha sido la causa de la peor temporada realizada por el argentino en el Barcelona. La 2013-2014 fue la ocasión de ver cómo la vida personal de un jugador de alto nivel, problemas fiscales en su caso, afecta a su rendimiento. En la mayor parte de la temporada Messi no fue el de siempre. No se le veía con la explosividad habitual en su juego, se le veía vomitar con frecuencia en el terreno de juego y casi todo el mundo pensaba que se estaba reservando para el Mundial de Brasil, su gran objetivo. No fue así. Los mismos síntomas exhibidos en el Barcelona los tuvo con Argentina. A pesar de llegar a la final, perdida ante Alemania, el nivel de Messi no fue el mejor. No terminó de ser decisivo salvo en algún momento puntual de la primera fase. Mascherano rindió más.

Eso esta temporada ya parece superado. A pesar de no llevarse bien con Luis Enrique, suma 26 goles en Liga, a 3 de Ronaldo, y el equipo ha recortado la diferencia que le llevaba el Real Madrid hasta dejarla en un solo punto. Mientras, Messi seguirá a lo suyo. Marcar goles y ganar el Mundial intentando superar a Maradona.

One comment

  1. Muy bueno este artículo, igual que los anteriores. No escribe mal este chico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies