Real Madrid y Barcelona continuan su lucha por la Liga

Estamos en el tramo final de temporada y cualquier descuido puede resultar definitivo en las aspiraciones de los equipos que participan en la Liga de fútbol. Ya sea en aquellos que luchan por el título, por entrar en competiciones europeas o los que quieren evitar el descenso a la Segunda división. Y en muchas ocasiones con partidos de ambas ligas jugándose al mismo tiempo y con un calendario apretado con jornada entre semana incluido.

16634943285_b2930a533e_z

El Atlético de Madrid, tercero en la Liga, ha tenido dos partidos similares esta semana. Frente al Córdoba fuera de casa y ante la Real Sociedad en el Calderón y ambos tuvieron un guión similar. Los rojiblancos se adelantan en el marcador en los primeros 5 minutos y al poco anotan el segundo gol. A partir de ahí, control total del partido y de la situación sin dejar apenas resquicio a las oportunidades del rival. El equipo junto y sin un desgaste excesivo: blindaje a la más pura doctrina Simeone. Han recuperado la tercera posición frente al Valencia, tan importante al dar acceso directo a la Champions sin eliminatoria previa en verano.

El Barcelona sigue lider con 4 puntos de ventaja sobre el Real Madrid transmitiendo sensaciones contradictorias. Goleando al Almería 4-0 en el Camp Nou sin realizar un partido brillante, con Neymar de suplente, y sufriendo para vencer 0-1 al Celta de Vigo con gol del defensa francés Mathieu para salir del atasco. Mal partido del Barcelona, dominado en la primera parte por el juego alegre y fluido del Celta. Pero, nuevamente, una jugada táctica a balón parado, como en el clásico ante el Real Madrid, sirve para desatascar un partido complicado y difícil.

Ésa es una de las principales características del nuevo juego que Luis Enrique está inculcando al Barcelona. Sin perder del todo la esencia del juego culé, toque y posesión de balón, ha ido incorporando nuevos elementos para poder responder con otras alternativas: repliegue para salir al contragolpe aprovechando la rapidez del tridente ofensivo Neymar, Luis Suárez y Messi más el dominio táctico del juego a balón parado. Complementos para cuando el buen juego y las estrellas no sean suficientes para ganar. En resumen, ser competitivos cuando se juega mal.

Por otro lado, el Real Madri sigue con su mejoría en los resultados y en su juego. Con la vuelta de los lesionados Modric y el colombiano James Rodríguez el juego es más vertical y ante el Granada masacraron la portería rival con un escandaloso 9-1, con 5 goles de Cristiano Ronaldo en el Domingo de Resurreción que vuelve a ser una máquina goladora, y con victoria en Vallecas ante el Rayo por 0-2 después de una mala primera parte con dominio rayista y una buena actuación de Iker Casillas.

Con Ronaldo jugando cada vez más como delantero sin sus clásicas carreras por la banda y con James entonado después de estar lesionado dos meses, el Real Madrid encara la parte definitiva de la temporada con el debate si es mejor jugar con Isco o James. La política de juego obligatorio por decreto de los 3 delanteros( Benzema, Bale y Ronaldo) descompensa al equipo en el centro del campo sufriendo ante rivales de mayor entidad. Isco aporta toque, pausa y control del balón gracias a su calidad pero con James se gana en verticalidad, transiciones rápidas, gol y asitencias al espacio para aprovechar la velocidad de los delanteros. Difícil resolución de la ecuación para Ancelotti. Salvo lesión de algunos de los implicados( Bale sigue con molestias en el pie). La siguiente prueba de fuego será la eliminatoria de cuartos de final de la Champions ante el Atlético de Madrid la semana que viene. Un rival que le tiene tomada perfectamente la medida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.